Nicolás Alexander Cernadas tenía 13 años, fue asesinado en Merlo por 2 menores de 14 y 17 años quienes le hacían bullying constantemente.

Tras los trabajos científicos, los forenses determinaron que la causa de su deceso fue un paro cardiorrespiratorio traumático ocasionado por lesión alveolar difusa y por energía calórica. O, lo que es lo mismo, que murió por los cortes y tras ser prendido fuego aún con vida.
El cuerpo estaba boca abajo, parcialmente calcinado: tenía quemaduras en la cara, el pelo, la espalda y en ambos brazos. Los médicos forenses determinaron que también presentaba cortes de arma blanca en el mentón y en ambas piernas.
Mientras lo golpeaban filmaban lo que hacían y afirmaban “Nico esto es un poco por odio, otro poco por placer”.
Además, los agresores querían volver después del hecho a filmarlo de nuevo para para ver cómo había quedado.

Tratando de reconstruir los hechos, sus tutores recordaron una pelea entre la víctima y un compañero de colegio. “Hubo un problema entre Nicolás y este chico de 14 años por una nena que es amiga de él. Esta nena quedó en hablar con Nicolás y a este muchacho le dio celos, no sé. Y este le dijo que lo podía encontrar en la calle y en el famoso mano a mano. Parece que se cruzaron y que Nico lo ‘fajó’. Pasó el tiempo, apareció este amigo”, comentó su tío.

“Vinieron premeditando matar a Nicolás. Un amigo estaba en el medio, no sé por qué querían llevar también al otro nene que estaba con él. Los andaban buscando, lo estaban siguiendo. Nosotros estábamos totalmente ajenos a esto, nos llegó información ahora. Nicolás se cerró, se lo dejamos como algo normal, informamos a Niñez de los problemas que sucedían. No pensábamos que un pibe de 14 años iba a asesinar a otro más chico por una novia”, lamentó el hombre.

Según quedó registrado en las cámaras de seguridad, Nicolás se juntó con un amigo de 17 años, con quien fue al barrio Las Campanillas. Pero en medio del trayecto, el pequeño de 13 años sospechó de los movimientos de su compañero e intentó escapar, pero fue retenido y atacado por otros dos chicos.

Fue el menor de 14, acompañado por sus padres, quien confesó el crimen en la comisaría. Los tres quedaron a disposición de la Fiscalía de Responsabilidad Penal Juvenil 2 de Morón, a cargo de la fiscal Aldana Zingg. El de 14, por ser inimputable, quedó a resguardo de su familia. Los otros dos, fueron derivados a un instituto de menores hasta que se resuelva su situación.
En tanto, la policía comenzó a investigar las redes sociales de los involucrados, las cuales fueron clave para esclarecer el crimen.
El estudio de las redes reveló que la víctima mantuvo diálogos con tres jóvenes, también adolescentes, y en esas comunicaciones se descubrieron detalles macabros. Uno de los involucrados filmó a su víctima en el momento del ataque y, luego, pretendía regresar a la escena del crimen para registrar con su teléfono el estado en el que había quedado el cadáver.
“Estamos tratando de que nos entreguen el cuerpo. Lo único que te puedo decir es que era un nene bueno, que todo el mundo lo quería, que todo el barrio lo apreciaba. Era un nene re bueno, a pesar de todo lo que vivió, que su mamá lo abandonó, que a su papá no lo conoció, él era re bueno. El único problema que tenía era que se escapaba a buscar a su mamá, se cruzó con gente sanguinaria que le hizo maldades”, declaro su prima, Johana con desconsuelo.

Desde la Agrupación de Frente Exigimos justicia por Nicolás. Ni uno menos!

Staff y Editores

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *