La falta de información también es falta de justicia.

La compañera Marta Ferraro en su viaje por el lanzamiento de la Mesa Gremial 19 y 20 de la UTEP, realizó una entrevista a los familiares de Romina Roda una nueva víctima de violencia de género y del machismo.

En localidad entrerriana de La Paz, una joven de 23 años (Romina Roda) fue asesinada a puñaladas delante de su hija de 2 años por su ex pareja y padre de la bebé (Jonatan Rivero).
El victimario, se entregó a la policía confesando el crimen a un efectivo del barrio declarándose culpable del hecho con la frase “me vengo a entregar porque la maté”.
Tras los peritajes se pudo establecer que la joven de 23 años se resistió al ataque, pero no logró sobrevivir y quedo tendida en el suelo junto a su pequeña hija, donde fue hallada por efectivos policiales.
Eduardo Rivero de 20 años se encuentra con prisión preventiva en la Unidad Penal N°1 de Paraná hasta que quede firme la sentencia. Es necesario resaltar que fue sentenciado por un jurado popular integrado por 12 ciudadanos titulares y 4 suplentes quienes por unanimidad dieron su veredicto: “culpable”.
Hay un hecho aberrante con el que nos topamos en el marco de las protestas que se desarrollan en la ciudad de La Paz y es una vez más el abandono del Estado. El día 17/12 Marta Ferraro tuvo la oportunidad de entrevistar a la familia de la víctima y llegamos a la conclusión que se encontraban librados al azar en su lucha por justicia. En el marco de las luchas por terminar con la violencia de género resulta inconcebible que la familia desconozca las leyes que la amparan, como por ejemplo la “Ley Brisa”.
La Ley N°27.452 (Ley Brisa) establece que los hijos y las hijas de mujeres víctimas de femicidio o de homicidio en contexto de violencia intrafamiliar y/o de género deben ser protegidos para crecer en un ambiente sano y libre de violencias. Por eso, tienen derecho a recibir una reparación económica mensual, acceder a una cobertura integral de salud y ser acompañados de manera integral durante su crianza.
Pasaron casi 8 meses del femicidio y la familia no solo no estaba recibiendo el apoyo económico que les corresponde por ley, sino que desconocían la existencia de tal derecho. Pasado este tiempo es pertinente hablar de “abandono del estado” sin titubear, ya que bajo el precepto de que un ciudadano como tal tiene la obligación de conocer absolutamente todos sus derechos y obligaciones, solemos encontrarnos con situaciones como esta. Es deber del estado informar, y sobre todo cumplir con la aplicación de las mismas de forma apropiada.
Desde nuestro espacio pedimos y exigimos Justicia para esta familia y para las miles de mujeres q padecen violencia de género día a día. Digamos adiós a la Vieja hegemonía masculina y nunca, pero nunca dejemos de luchar para que día ¡Ni una menos! deje de ser una bandera de protesta y sea una realidad palpable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *