Murga para la Identidad

Comenzamos a desarrollar este nuevo espacio dirigido a los jovene y niñes de la comunidad de Máximo de Paz, comienza la Murga para la identidad.

Para ello te contamos  los orígenes de la murga.

Esta nace en la época colonial de la cultura y los tambores de los esclavos africanos traídos a Buenos Aires.

Las noches de carnaval nacieron a partir de que éstos se juntaban en secreto, escapándose de su encierro para bailar y parodiar a sus amos. Ellos se reunían alrededor del fuego y bailaban dando patadas al aire a pesar de las cadenas en sus pies, parodiando los latigazos que recibían, y reivindicando el anhelo de la liberación. Este baile es el que después fue llamado la ¨matansa¨ en la murga rioplatense.

Algunos esclavos robaban los trajes de sus amos y los daban vuelta dejando el forro del saco hacia afuera, porque transpiraban al bailar, entonces al terminar, volvían a dar vuelta el traje para secar la parte exterior, de esa forma sus amos no se daban cuenta. Por eso en la murga se utiliza el raso en los trajes, como una forma de reivindicar el ritual de los esclavos.

Hoy día, la murga es una propuesta cultural donde existen diferentes tipos de crítica a la sociedad. Es en la murga, y aún más en sus presentaciones, que se reencuentran los miembros de una comuna, vuelven a ser ¨comunes entre sí¨. Es un espacio de creación y recreación, un espacio de unidad entre la familia, el barrio y la comunidad.

La murga es una expresión cultural, entendiendo como cultura a la forma en la que cada colectividad se define a través de los símbolos que crea, y esos son símbolos de comunicación.

En la actualidad las murgas se identifican con un nombre, muchas veces asociado al barrio o algún acontecimiento sucedido allí,  un color propio, trajes coloridos y vistosos. Mayormente ocupan algún espacio que luego se reconoce como el espacio de la murga, el cual es utilizado para los ensayos y en varias ocasiones sirve de escenario para presentarse. La misma se desarrolla en diferentes momentos, realizando una presentación de la murga y su historia, luego se realiza una crítica, que cuenta las cosas que vive la sociedad en general y/o la comunidad en particular, una matansa, que representa el momento de la liberación de los esclavos, rememorando los orígenes de la murga y generando un paralelo con la actualidad, se podría decir que rompiendo con los avatares expresados de la crítica, y un cierre de despedida.

Consideramos que a través de esta actividad, es posible generar un sentimiento de pertenencia, que posibilitará conformar un espacio de intervención donde puedan abordarse diversas temáticas, en el marco de lo que Pichón Riviere entiende como grupo y la riqueza de este abordaje para la mejora en la calidad de vida de los seres humanos. Una vez conformado el grupo se trabajará con diversas actividades, como talleres, donde se aborde, entre otras, la problemática de violencia,  adicciones, etc. Con este proyecto se busca también, generar mayor participación y motivación por parte de los destinatarios del proyecto, pactando objetivos a corto plazo, viables y efectivos, permitiendo de esta manera la continuidad de las actividades y el surgimiento de nuevas propuestas.

Un grupo se conforma alrededor de una tarea, se liga por una constante de tiempo y espacio, cuenta con un encuadre de trabajo, e implica la asunción y adjudicación de roles. La necesidad de contar con un traje e instrumentos para presentarse, implica la gestión de recursos, la búsqueda grupal del objetivo.

Generar un espacio de murga en la comunidad, promueve reforzar los lazos, pertenecer a un grupo y por lo tanto generar identidad.

La búsqueda de un color que los identifique los reúne bajo una sola identidad, determinar un nombre también, pero además, reivindica la historicidad del barrio. A la vez, una murga necesita de compromiso y trabajo, lo cual implica organización, y solidaridad, encuadra a sus participantes y los ordena.

Los grupos no son islas, tienen siempre una inscripción institucional, un contexto. En un grupo se están produciendo más acontecimientos de los que podemos dar cuenta. Concientizar acerca del proceso de conformación grupal permitirá apropiarse de los instrumentos, problematizando a partir de los cruces y relaciones que surjan en dicho espacio.

Una instancia relevante es el momento de escribir las canciones. En estas está expuesto el pensamiento del grupo, su ideología, sus necesidades, sus vivencias. Aquí se genera un espacio de diálogo, de reflexión y de intercambio, donde además de poder expresarse, aparece un sentido de compartir, donde se puede entender que el otro vive situaciones similares a las propias, o no, pero que también transita momentos que lo movilizan. Este es un instrumento de aprendizaje, ya que a partir de las distintas experiencias, de la reflexión sobre las vivencias, de las cuales son protagonistas los integrantes y de la concepción en relación a esas experiencias, es que se comprenden los procesos grupales.

Otro punto a destacar, es que al estar representado el barrio, puede llevar a un reconocimiento de parte de la comunidad al grupo, una pertenencia de la comunidad a la murga porque también los representa, una nueva mirada de los jóvenes y su estar en el barrio, y una legitimación a su trabajo y esfuerzo.

Por todo esto te invitamos a que formes parte de este proyecto, que te sumes a la formación y creación de la esta Murga para la Identidad.

En este contexto pandemico, empezamos haciendo correr la voz, vamos comunicando el proyecto, para mas información comunícate al 11 6212 6728 o por correo electrónico al [email protected]

Esperamos vernos pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *